Ayúdanos

Para mi esposo, mi amigo, mi compañero, la mitad de mi cuerpo

    Autor: Ana.

    Gracias por sus palabras y por decir que no estoy sola, desde luego que es verdad que hay muchas personas afectadas por esto, pero el saber esto no calma la tristeza ni el dolor a nadie que estamos pasando por lo mismo, supongo que ayuda pero no radica el dolor.

    Yo que les puedo decir, si estoy sola entre tanta gente que esta en mi misma situación, quizás, y me alegraría que así fuera, muchas de estas personas tenga un apoyo familiar grande.

    No es mi caso. Al principio si me ayudaron y porque yo se lo pedí, al  pasar el tiempo (mañana 13 de julio ya hace 2 años y 7 meses) cada uno de los que estaban ayudándome sigue su vida, cosa lógica y normal que yo comprendo, pues seria por mi parte un egoísmo atroz pedirles que siempre estuvieran a mi lado.
     
    El caso que al día de hoy observas como todo sigue igual menos yo, sientes que tienes que trabajar muy duro, que los problemas se te amontonan y que no tienes medios para resolverlos, lo que ganas a penas te llega a final de mes, que mis hijos están desilusionados, que el mayor después de hacer una carrera no encuentra un trabajo estable, que el pequeño debe seguir con sus estudios (le falta un solo año para terminar su carrera), y que yo con mi sueldo mísero apenas cubro los gastos y cuando se presenta algo inesperado no tienes con que afrontarlo.
     
    Todo ello sumado a los juicios, a las sentencias judiciales en mi contra, a una pensión mísera de viudedad (cuando mi esposo trabajó sin descanso toda su vida), cuando la familia te da la espalda, cuando los amigos que tenias se van, porque ya no eres como antes, porque todo cambió, porque ya mi sonrisa no es alegre, te das cuenta que no merece la pena vivir, sin embargo miro a mis hijos y siento la obligación de seguir luchando para ellos, pero me miro al espejo y siento soledad, cuando aparecen nuevos amigos y no puedes seguirles porque no sientes la ilusión de la vida, sientes como el alma se te arruga, todo esto se convierte en algo que vives pero sin vivir.
     
    Ese día el murió en ese trágico accidente de tráfico y a la vez de trabajo, porque él trabajaba con un camión, ese día se llevó mi vida con él, pero me dejó sola ante esta situación que se me hace dura llevar, se llevo mi ilusión, mí sonrisa, mi amor y tantas cosas de mi.
     
    Yo perdí con su partida a mi padre, mi madre, mi hermana, mi esposo, mi amigo, mi compañero, la mitad de mi cuerpo, lo perdí todo, ¿qué sentido tiene mi vida sin él?

    Bueno no quiero aburrirles mas, perdóneme por ser tan de esta manera, pero esto y muchas cosas más es lo que siento dentro de mi.
     
    Reciban todos y cada uno que lean esto, todo el cariño, ese que tanto me falta a mi, que sean todo lo felices que deseen y que perdonen a esta pesada que les manda este correo.

                                                                                     Un abrazo Ana
    • Síguenos en las redes:
    COLABORADORES:
    • STOP ACCIDENTES

      Es una Asociación SIN ÁNIMO DE LUCRO de ámbito nacional inscrita en el Registro de Asociaciones del Ministerio del Interior con fecha de 22 de Noviembre de 2000 y Nº Nacional 167202 de la Sección 1ª.

      Declarada de UTILIDAD PÚBLICA en el BOE nº40 del jueves 15 de Febrero del 2007.

      C/ NUÑEZ DE ARCE 11 esc B1º puerta 3 28012 MADRID Tlf/Fax: +34 91 416 55 65

      Política
    Desarrolla iLatina