Ayúdanos

Inocente culpabilidad

    Autor: Mari Carmen Pérez Alonso.

    Después de casi cuatro años de tu ausencia y de lucha continua por defender la injusticia de tu muerte, es el momento de compartir nuestra triste experiencia con otras familias que puedan estar en una situación similar. Nuestro hijo murió después de seis días eternos en coma, a consecuencia de un atropello cuando circulaba en su bicicleta, camino a casa de su mejor amigo.

    Nunca podría imaginar que aquella última tarde de junio empezase mi peor pesadilla. Al dolor de la impotencia de perder a mi hijo, al que ya no podré recuperar, tuve que ir sumando el dolor del desengaño y de la frustración que te produce la injusticia.

    Un retraso imperdonable de 45 minutos por parte de los medios de asistencia médica, cuando el centro de salud se encuentra a tan sólo 150 metros del lugar dónde se produjo el accidente. Un atestado con importantes deficiencias y la aparente claridad de ser el único causante del suceso por haberse saltado el stop, le han declarado como único culpable ante la Justicia.

    Pero, ¿qué clase de justicia? La que dictan unos magistrados que ni siquiera tienen en cuenta que era un menor de 15 años. Que el vehículo implicado iba a más velocidad de la permitida dentro del casco urbano. Que además de ir invadiendo el carril contrario, por el que mi hijo circulaba, su deficiente grado de atención al aproximarse al cruce, le impidió realizar maniobra alguna de evasión para intentar evitar el impacto. Y al que durante los tres cuartos de hora de agonía de mi hijo, no hubo tiempo de practicarle ninguna prueba toxicológica.

    Pero todo esto no me lo estoy inventando yo, hay un informe pericial lo suficientemente serio, objetivo y fiable que lo corrobora. Ahora que, esto no parece interesarle a los jueces. Hemos pasado por un proceso penal y civil, e incluso apelado a la Audiencia Provincial, para que te vuelvan a decir lo mismo: culpa exclusiva de la víctima.

    Por si esto fuera poco, nos condenan a pagar a la parte contraria casi 19.000 euros. Parece irónico, pierdes un hijo, que vale más que tu propia vida y aún encima tienes que pagar por ello.

    Hemos intentado siempre defender la dignidad de nuestro hijo. Él cometió un error y lo pagó con su vida, pero todos los demás culpables de su muerte han quedado impunes. Me parece que la justicia en vez de ayudar a las víctimas, te hace pensar ¿para qué creer en ella?

    Lo lamentable es que nuestro caso no es el único, mientras no se cambien algunas leyes y también algunos tribunales, seguirán apareciendo más. La reciente realidad demuestra que las víctimas y sus familiares seguimos siendo los más desprotegidos.

    • Síguenos en las redes:
    COLABORADORES:
    • STOP ACCIDENTES

      Es una Asociación SIN ÁNIMO DE LUCRO de ámbito nacional inscrita en el Registro de Asociaciones del Ministerio del Interior con fecha de 22 de Noviembre de 2000 y Nº Nacional 167202 de la Sección 1ª.

      Declarada de UTILIDAD PÚBLICA en el BOE nº40 del jueves 15 de Febrero del 2007.

      C/ NUÑEZ DE ARCE 11 esc B1º puerta 3 28012 MADRID Tlf/Fax: +34 91 416 55 65

      Política
    Desarrolla iLatina