Ayúdanos

FRANCIA REDUCE LA VELOCIDAD A 80KM/h

    DOSSIER 80KM/H de la "Ligue contra la violencia vial". Francia

    REDUCIR LAS VELOCIDADES DE CIRCULACION: una medida indispensable. A partir del 1 de julio 2018, Francia lo ha establecido en sus carreteras secundarias de doble sentido de circulación y sin medianas. Reducción de la velocidad = seguridad, beneficios medioambientales y económicos

    Pero para ser eficaces, las medidas reguladoras del tráfico por carretera deben ser comprendidas, aceptadas y aplicadas.

    1.- Objetivo de seguridad vial

    Conductores y política. Si el "conductor individual" tiene un papel que desempeñar por su comportamiento y su propia habilidad (conducir), el papel social de las normas (Código de Circulación...) y el objetivo de calmar el tráfico, siguen siendo fundamentales para desarrollar una política de seguridad vial. En lo que respecta a la vida y la salud pública, sería indecente que el Estado fuera derrotado por consideraciones subordinadas de aceptabilidad popular, conveniencia política o grupos de presión.

    Los avances significativos se han logrado en los últimos cincuenta años gracias a amplias medidas, que fueron impopulares pero que se impusieron con firmeza (reducir las velocidades máximas autorizadas y establecer el control automático de velocidad). Los ejemplos de los 50 en la ciudad o el permiso por puntos dan fe de ello. La reducción de las velocidades máximas autorizadas (VMA), propuesta en 2014 y aplazada por el Gobierno, se ajusta a esta práctica de ruptura clara con obligaciones medioambientales adicionales.

    El factor velocidad debe tenerse en cuenta en todos los accidentes, ya que es consustancial al movimiento. Crea las condiciones y agrava las consecuencias. Ciertamente no es la única causa, pero es la más fácil de tratar. Se trata de un dato físico, con efectos mesurables, bien conocido por la comunidad científica y técnica. Así, gracias a una modelización fiable (Nilson y Elvik), el especialista en seguridad vial podrá estimar con precisión que "- 1 % de velocidad media" en las carreteras causará "- 4 % de accidentes mortales" y "- 2 % de accidentes con lesiones". Esta relación es crucial. Países europeos como Dinamarca, Noruega, Suiza y los Países Bajos ya han adoptado esta velocidad máxima de 80 km/h en sus carreteras secundarias.

    ¿Cómo aplicar una medida de reducción de la VMA? Una de las orientaciones de la Liga contra la Violencia Vial desde hace varios años es la reducción general de 10 km/h de VMA fuera de las zonas urbanas. Esta visión se ve ahora reforzada por los imperativos medioambientales y por la comparación con los de nuestros vecinos europeos que han dado el paso con éxito. Este objetivo de"-10 km/h fuera de las zonas edificadas" se está convirtiendo en algo inevitable y debemos dotarnos de los medios para lograrlo. Sin embargo, en términos de miles de vidas en riesgo, se trata de una situación de emergencia: la reducción de la VMA, incluso parcial, pero coherente con la futura ampliación, es la forma más rápida y segura de "romper" la actual tendencia a la siniestralidad (+6,6% de las muertes desde 2013), hacerla retroceder e intentar cumplir nuestros objetivos. Por lo tanto, es necesario elegir carreteras en las que pueda obtenerse un resultado rápido, con una aplicación uniforme en aras de la legibilidad y la coherencia. "La "adaptación" de la VMA a los criterios locales (carácter peligroso de una sección, quejas de los residentes, etc.) es una coartada que conduciría a un statu quo que destruiría la eficacia de la medida.

    ➣ Las carreteras bidireccionales (generalmente a 90 km/h) representan el 87% de las muertes en carretera fuera de las zonas urbanas, cifra que va en aumento. Las carreteras sin un separador de terraplén son objetivos prioritarios

    ❏ ¿Qué costos?

    La señalización vertical: adaptación, eliminación de las señales que ya no se necesitan, ajuste de los velocímetros y normas, modificación de las bases de datos del GPS es un coste que aún debe evaluarse, pero que debe compararse con el coste exorbitante de la salud pública. Ahorros futuros previstos en el número de señales que deben ser gestionadas por las comunidades.

    El tiempo invertido en la carretera aumenta teóricamente (para 100 km: + 9 minutos entre 90 y 80 km/h). Pero la velocidad no es el único parámetro que determina la duración de un viaje por carretera. Con una VMA de 80 y teniendo en cuenta las condiciones de la carretera, el excedente de tiempo no tendría consecuencias notables a nivel operativo y económico. Por último, la reducción de la velocidad reducirá el número de accidentes y atascos de tráfico que cuestan a los usuarios millones de horas al año.

    Infraestructura: A medio plazo, debe conocerse el impacto positivo de la reducción de la velocidad y de una conducción más lenta (menor esfuerzo mecánico en los firmes de las carreteras) en la infraestructura vial.

    2 .- Objetivo ecológico

    El consumo de energía (principalmente combustibles) aumenta rápidamente con la velocidad, sea cual sea el principio del motor (térmico, eléctrico, híbrido). El óptimo económico se sitúa entre 50 y 80 km/h. A 90 km/h, el 80% de la resistencia de avance del vehículo se debe a la penetración del aire, y esta resistencia está creciendo exponencialmente. Conducir a 120 en lugar de 130 km/h ahorra 1 litro cada 100 km. La ganancia es menor entre 90 y 80. Actuar sobre la velocidad es garantía de resultados.

    El transporte por carretera (120 millones de toneladas de CO2) representa el 95% de las emisiones de gases de efecto invernadero del transporte. De ellos, el 56 % para los vehículos ligeros, el 19 % para los vehículos industriales ligeros y el 18 % para los vehículos pesados. Es una cantidad de maniobra incomparable para reducir nuestras emisiones rápidamente.

    Las ganancias son masivas en consumo de energía, producción de CO2, emisiones contaminantes y de partículas. De este modo, la VMA a 80 km/h contribuye rápidamente a los compromisos de la COP 21 a un coste muy bajo.

    3.-  Objetivo económico

    La reducción de la velocidad tiene la ventaja de ser de bajo coste, rápida de implementar y "ganar" en todos los aspectos:

    Reducir nuestro déficit comercial mediante la reducción de las importaciones de combustibles fósiles.

    • Para los hogares cuyo gasto "en gasolina" estará en declive (en 1973, durante la crisis del petróleo y los combustibles más caros, los franceses se habían adaptado rápidamente y espontáneamente "ralentizado").
    • Para empresas, administraciones y comunidades en sus costes de explotación y seguridad laboral.
    • Para la salud pública, reduciendo las molestias relacionadas con la velocidad (ruido alrededor de las carreteras principales, cáncer, asma, alergias, etc.).
    • Para sistemas de seguridad, emergencia, salud y seguridad social con menos accidentes.
    • Para los usuarios, menos tiempo perdido en los "atascos" debidos a accidentes o a flujos demasiado rápidos (fenómeno del acordeón que aumenta con la velocidad).

                                             REDUCIR LA VELOCIDAD , REDUCE LA SINIESTRALIDAD.

    • Síguenos en las redes:
    COLABORADORES:
    • STOP ACCIDENTES

      Es una Asociación SIN ÁNIMO DE LUCRO de ámbito nacional con CIF G62484480 e inscrita en el Registro de Asociaciones del Ministerio del Interior con fecha de 22 de Noviembre de 2000 y Nº Nacional 167202 de la Sección 1ª.

      Declarada de UTILIDAD PÚBLICA en el BOE nº40 del jueves 15 de Febrero del 2007.

      C/ NUÑEZ DE ARCE 11 esc B1º puerta 3 28012 MADRID Tlf/Fax: +34 91 416 55 65

      Pol. de privacidad | Pol. de cookies | Aviso Legal
    Desarrolla iLatina